Abortos Quirúrgicos

Los abortos quirúrgicos, como bien señala el informe de la OMS, incluyen técnicas y procedimientos quirúrgicos para la remoción de tejido fetal. Es uno de los métodos para abortar más seguros, si se realiza en las condiciones adecuadas y con la supervisión de un especialista.

La aspiración al vacío.

Cuenta con una efectividad del 100%, y consiste en la evacuación del contenido del cuello uterino a través de una cánula plástica o metálica. El procedimiento se realiza con una aspiradora con bomba de vacío eléctrica, y se realiza bajo anestesia local o general.

La dilatación y curetaje.

Consiste básicamente en la dilatación del cuello uterino, bien sea por fármacos o medios mecánicos, para la remoción de su contenido. Se hace con una curetas filosas que sirven para raspar cualquier resto de las paredes del útero.

La dilatación y evacuación.

Para ello se emplean fármacos que dilatan el cuello uterino, con la finalidad de evacuar o aspirar todo el contenido con una aspiradora eléctrica. Y se valen de ecografías de la zona para verificar que efectivamente no queda tejido fetal.  Se recomienda su realización hasta el cumplimiento de la semana 12 durante el embarazo.

Estas son solo algunas de las técnicas de abortos quirúrgicos de entre muchas otras. Pero la mujer casi siempre puede escoger la manera más cómoda para llevar a cabo su aborto, de acuerdo a sus propias circunstancias. Y por sugerencia médica.

 ¿Has encontrado lo que buscabas? Puntúa este artículo